martes, 7 de junio de 2016

SILENCIO

El silencio se puede medir.
Mide cuatro mil quinientos latidos a la hora. Setenta y cinco revoluciones por minuto. Ciento ocho mil contracciones al día. El silencio se mide por categorías, por estaciones, por momentos. Es en definitiva un dedo que tapa el hueco con el que ves el mundo a través de un solo ojo. Una ausencia de sonido, una ausencia.
El silencio es el vacio absoluto encadenado a cada instante que pasa. Y da igual el ruido que tengas alrededor, o quien hable, o quien grite, el silencio esta hay, como la ausencia, como el recuerdo, como las noches en que la nada invade el espacio.
Silencio, solo silencio.


No hay comentarios: