miércoles, 31 de marzo de 2010

SORTILEGIOS?, O TODO ES FALSO.


Al caer la noche se resbala mi retina sobre el blanquecino esmalte de Selene. Quisiera arrancar mi ojo como dice Lucas, amputar la mano que la toca. La noche se alza, y es curioso, sobre el tenebroso pasillo de mi averno.

Hoy me toca a mí. Hoy absorberé el aire cargado de azufre que Saule me ofrece. Hoy volveré hacerme mortal por un segundo, por dos. Y volveré a ser la soga que amenaza sobre el terciopelo de la piel, sobre las arrugas de un solsticio inequívocamente estúpido.

No hay comentarios: