martes, 9 de febrero de 2010

KhUBA


KhUBA


Yo soy el ángel negro que arrastra su sombra por los pasillos del ocaso, la presencia oscura que te arrastrará al abismo más profundo. El demonio de los recuerdos perdidos en el fondo de mi averno. Soy yo, Zitam, el que habla en arameo, el que sopla las membranas de las almas que compra para después hundirlas en sus más profundos deseos. Ese que siempre esta hay, el que no se ve, el que jamás se olvida por que soy el ultimo al que miras. El dueño de la Parca, del sonido metálico de la guadaña segando el tiempo. Zitam, mi reflejo vivo de mi alma muerta, tu miserable vida, tu pasado, y lo peor tu futuro. Allí estaré, silencioso en la ultima sala esperando, ese, tu ultimo deseo; ocupando el poco espacio que queda entre mi vida inmortal y tu pequeña alma que un día guarde en una caja de caoba, en un baúl sin fondo, en un pozo sin salida. Pero no temas, no conozco la piedad, no conozco el tiempo de los pobres mortales, no te conozco. Seré rápido, indoloro, y todo habrá sido un mal sueño al que un día volverás implorando no haber deseado estar aquí. Y cuando todo pase recuerda:
Zo woz Wu yueAOe.

Por siempre, nunca, jamás.

I¿XaY

1 comentario:

Anónimo dijo...

NO LO HABÍA LEIDO.QUE LOCO ESTÁS!! JEJEXXXXX