viernes, 5 de febrero de 2010

COMO DIRIA BUKOWSKI


Hasta los huevos de tontos, locos, borrachos y put…; así podría empezar cualquier texto de Bukowski, o cualquier texto mío, de echo así empieza este que ahora escribo. Aun lejano a la cirrosis, ajeno al delirium y a salvo de la idiotez, puedo confirmar y confirmo que esto no es vida, créame usted, de andar entre saltamatas, brincalindes, paticortos, analnormales y depresivos compulsivos que se mueren por morir. Aunque lo podría decir no lo digo, pero créame si le cuento, que esta no es vida que vivir. Y aguante el comentario pues hasta los cojon… de tontos, locos, borrachos y put…, estoy. Se podría escribir una novela, metódica y concienzuda, de la sociedad que rodea la vida de ciertos personajes, hacer una descripción analítica de los usos y costumbres que uno observa a diario, pero aun así no se podría describir toda la oscura realidad que envuelve la mentiras de las vidas a narrar. Confusión, anhelos, deseos, paranoias, vicios, solo compondrían una mera parte del conjunto del núcleo de la obra. Por ejemplo, un idiota se tira al mar sin saber nadar ( le parece una experiencia interesante ), al caer al agua se da cuenta que se ahoga sin remedio, pero otro idiota ( que tampoco sabe nadar ) se lanza a salvarlo ( o a ahogarse). Los dos idiotas mueren con los pulmones encharcados y la piel amoratada. Esto solo seria una anécdota, pero el desarrollo de la trama aun no estaría completo. Pero antes de seguir he de recordar que no quiero escribir esto, que solo quería decir, que como Bukowski, estoy harto de tontos, locos, borrachos y put….

FIN.

No hay comentarios: