domingo, 10 de enero de 2010

LA SOGA




Con la soga al cuello y sin saber si alguien dará una patada al taburete. Así es, sin más. Una soga, maroma, cuerda, como le quieras llamar, pero seguro que te estrangulara si no te parte antes el cuello. Sin salida, sin futuro, sin luz en el túnel al final; da igual, que más da, si lo que queda es solo el tacto del esparto trenzado sobre el cuello. Tras la puerta no hay nadie, nunca lo hay. Solo el vacío de una vida pensando idioteces para terminar por pensar que nada, o casi nada merece la pena. ¿Y luego que?. La fría dama de tez pálida y guadaña en mano que te quiere acoger en su óseo seno y que ni tan siquiera te ofrece el calor del sexo contrario. Una mierda, o dos, o tres.
¿Por qué la gente se ahoga en alcohol, por que se refugian en los brazos del juego, de las putas, de la decadencia del un canal de pago; ¿Por qué la gente hace cosas inexplicables que nadie comprende?, ¿Por qué un día un tipo se vuela los sesos dejándolos estampados sobre el techo de una habitación?. No se, no lo se realmente, pero me da igual. Me importa un carajo, por decirlo de forma suave, si un fulano se revienta la cabeza con un kalasnicof, o la puta del barrio se tira al río para acabar con su asquerosa vida, o si el payaso de turno se quema a lo bonzo para reivindicar algo. Sin embargo no puedo ser ajeno a todo eso, ni tan siquiera a la pequeña señal de asco que me rodea y que es achatada por los polos. Como diría John Donne- las campanas doblan por ti- y por tanto también por mi. Es una lastima, un asquito, pero es así. Tanto me importan los demás, que a veces solo me importo yo.
¿Y tu donde estas?, yo no lo se. ¿Tal vez con un cañón en la barbilla?, ¿Quizá con una gragea en el paladar?, ¿ Puede que con una cuchilla en las muñecas?. No se, ¿Dónde estas?. Yo sigo aquí, escribiendo jilipolleces hasta que a traves de ellas me pueda reir. Pero mi sonrisa es cada vez más débil, cada vez más tenue. Con la soga al cuello, sin saber si alguien dará una patada al taburete, así, sin más.

No hay comentarios: