viernes, 30 de octubre de 2009

MI TIERRA


Cae sobre mi cabeza el recuerdo de las tardes infantiles sumido en la penumbra de una calle de mi tierra. Veo los tilos despojando semillas, los bancos cargados de gentes que descansan su camino. Observo las golondrinas merodeando las terrazas, las gotas cristalinas de la fuente del centro de mi plaza. Que hermosa es mi tierra, que hermosa es mi Granada. Pero como todas las ciudades bellas encierra un letal secreto, un desalentador fondo de tristeza. Mi plaza de la Trinidad, de los lobos donde nací. Mi calle Fabrica Vieja, mi Duquesa. Camino mesones adelante, cruzo Alhóndiga con nostalgias, arrastro mi figura por Bib-arranbla. Hace tiempo que ya no soy de mi tierra, de ninguna tierra, hace tiempo que me dan igual las tierras, todas pueden ser buenas aunque sea una quimera. Hoy soy chino, nací en Shon Ching, viví en Beijín. Sobre mi cabeza cae el recuerdo de mis tardes, de todas las tardes, de mi casa, de mi tierra, de mi ciudad; la mas bella.

7 comentarios:

La botella de cerveza dijo...

Aunque queramos, no confundamos, cada uno somos individuos individuales. A veces deseamos ser lo que no somos, pero es importante discernir hasta donde llegamos y hasta donde debemos dejar llegar....
Por cierto, moderador, espero apruebes el comentario; que es lo que has habilitado????

Marian dijo...

Pues la verdad, Zitam llega hasta chino (un hombre), tú hasta botella (un objeto)¿y yo?Tengo la sensación de que no llego, de que desaparezco en una forma no personal.

Marian dijo...

...y por cierto que esa plaza en esa luz es de las que se añoran cuando todavía no se han perdido...y es que no se dejan tener!

ZITAM dijo...

Jamás permitiria que desaparecieras. Como mi plaza, mi calle, mi fuente.

Marian dijo...

Uuuhhh! Cuando las motrileñas lean eso, Zitam!

Paula dijo...

Como que las motrileñas???

Marian dijo...

Perdón, mejor salobreñeras por el mundo?