miércoles, 25 de noviembre de 2009

AYER


Y más tarde sentir las piernas débiles, la respiración aun agitada, un sabor ajeno. Más tarde añorar la añoranza, echar de menos el deseo. Sentir que los pies no tocan el suelo, y un leve sopor que nos deja impregnados en el instante de un mínimo recuerdo Tiembla la mano, duele algo en el interior, el día se podía acabar ya pero sin embargo continua. Luego seguir el rastro de su paso, el sinuoso vaivén de sus caderas, el movimiento zigzagueante de sus brazos. Hoy fue ayer, ayer no existió, mañana será otro día y el paraíso cabe en una sola habitación.

5 comentarios:

Paula dijo...

Lo que yo decía , que estaba frito por irse a la cama a hechar la cana....

Paula dijo...

Ah!! y el cutty en vena!!

Marian dijo...

Vaya con los efectos de la cana!
Y a todo ésto, me está haciendo un lío temporal que ya no sé en qué día vivo.

Marian dijo...

...vamos que no entro en crisis porque no tengo barca hinchable!

Paula dijo...

Ja,ja,ja, Marian la risa sardónica se esta convirtiendo en satánica, ja,ja ja, pero las canas por cada una que te quites te salen 7 así que los que están calvos es por pura pereza!!