domingo, 6 de septiembre de 2009

LO SORPRENDENTE


Una sorpresa es algo inesperado, algo que no sucede habitualmente. Una sorpresa es la añoranza antes de que acabe; un tiempo en que se espera sin saber muy bien que. Una sorpresa es lo que nos da la vida cuando nos devuelve a alguien a quien buscamos en los diarios, en las páginas del listín, en los anuncios de la calle. Y cuando ya te cansas, cuando ya no te queda esperanza y piensas que la vida devoro su rastro, cuando ya crees que nunca existió y que aquellos días nunca fueron; entonces la vida te sorprende y te devuelve su recuerdo, su cara, su silueta. Ahora es cuando te subes a un banco de la calle a pensar, o te alzas sobre la rama de un árbol a pensar, o simplemente esbozas una sonrisa y comienzas a pensar.

J.P 2009

6 comentarios:

Dri Viaro dijo...

Boa tarde, estou passando pra conhecer seu blog, e desejar boa semana.
bjsss

aguardo sua visita :)

Marian dijo...

Te refieres a una sorpresa agradable, no? A veces pasa, en ocasiones

Maria dijo...

me encantan las sorpresas!!!y más esas que tu describes!!!
Flamenco: El Cacuy (conocido también con el nombre de urutaú) es un pájaro nocturno que habita el norte argentino, cuyo canto, muy parecido al llanto de una persona, ha dado origen a una leyenda, ahí va:

Juntos, en el monte, vivían dos hermanos tan distintos uno de otro como el día lo es de la noche. Él era un muchacho de buen corazón que quería tiernamente a su hermana y hacía todo por complacerla. Ella, caprichosa y egoísta, retribuía tanto cariño con maldades e ingratitudes.
Su corazón era tan duro que un día terminó por cansar a su hermano: “Que muera (decidió él entonces) pero no la matarán mis manos.” Y sabiendo cuánto le gustaban los dulces a su hermana le dijo que en un árbol, no muy lejos de la casa, había encontrado un panal de abejas, pero que necesitaba su ayuda para poder alcanzarlo. Sin imaginar lo que él tramaba, ella lo siguió hasta el lugar. Cuando llegaron, le pidió a su hermana que vendara sus ojos para que los protegiera de las picaduras...
Cuando alcanzaron la copa, ella esperó las indicaciones de su hermano, sin darse cuenta que él había comenzado a bajar cortando las ramas para impedirle el descenso.
Así las horas fueron pasando. Rendida de cansancio y como nadie contestaba sus llamados, se quitó las vendas y, al darse cuenta de lo ocurrido, se largó a llorar amargamente, arrepentida de su mala actitud. Tanto sufría allí arriba que Dios se compadeció de ella y transformó sus brazos en alas para que pudiera escapar. Desde entonces, el Cacuy llama con su triste canto al hermano perdido.
Ahi, estos Argentinos!!!

Marian dijo...

Zitam, al principio pensé que el texto era sesgado; lo sorprendente me parecía algo más ancho, menos restringido. Ahora encuentro un acierto ese recorte que valora el recuerdo...ya no sé si lo sorprendente es el hecho de que tengamos memoria o el recuerdo en sí.
María,tan informada siempre!! Me ha encantado saber esa historia. Por cierto que, por lo que veo, tus fuentes cada vez son más claras e inteligibles!! No como la wiky aquella que usabas antes.

Marian dijo...

También es cierto, Zitam, que si nada nos sorprendiera, no pensaríamos.

Marian dijo...

...pero a mí lo que me tiene sorprendida es el avance rápido de tu contador. Aquí hay gato, suelto o encerrado, me da igual. Rebobina Zitam