miércoles, 30 de septiembre de 2009

AGUA


El agua son las lagrimas salinas resbalando por tu pupila, la presión de tus dedos capturando un momento, el revoco inevitable de las olas en el rebalaje. Agua son tus ojos donde sumergirse, lo que bebo a diario, lo que, apoyado en un espigón, miro mientras tu sombra me acompaña. Agua es el líquido estado por el que resbalan las tardes de angustia, lo que corre disipado por las piedras de la calle, la noche sola, más sola que nunca. Agua es parte de mi cuerpo en más de un setenta por ciento. La humedad de la piel de los labios es agua. También es una mañana clara de septiembre, y un cuerpo apareciendo al borde de un camino. Agua es un sorbo cotidiano, la perdida del miedo más absoluto; lo que da igual. Agua es la figura caprichosa del azar, la salpicada multitud de momentos que vamos creando, de a ratos, de a momentos. Agua es lo que deseo en la justa medida que comporta tu sombra. Agua es lo que nos moja bajo este cielo infinito, un viaje, una parada. Agua es un momento en una mañana clara de un septiembre indeciso.

3 comentarios:

Marian dijo...

Más claro...el agua: necesitamos las branquias reunidas en agallas!!

Paula dijo...

H2O y lo que dice Marian un par!!! Pero solo en cubitos , lo otro en gin y en cutty...

Paula dijo...

Con dos comentarios no anda un carro!! que menos que tres!