jueves, 6 de agosto de 2009

LA CHICA DEL MINI BIKINI BLANCO


¿Alguien ha visto a una chica con mini bikini blanco?.
Esta era la pregunta que el encuestador realizaba de forma desesperada. Algunos contestaban que si, que la habían visto no lejos de donde se encontraban. Otros ponían una cara rara y se daban la vuelta pensando que aquel tipo estaba “pa lla”. La confusión se hacia más agigantada a medida que pasaban las horas. ¿Y con esta calor?, decían las gentes de relajados músculos que bronceaban sus pieles bajo un sol abrasador, hay que estar loco para ir buscando en medio de este desierto a una chica de bikini blanco; ¿y no le da igual una de bikini negro, o azul, o morado?. Vaya como anda la gente, ¡que barbaridad!.
Una señora de unos 120 Kg (abierta en canal) contesto muy descarada- ¿y no te sirvo yo guapetón?, que aunque no lo creas debajo de estas carnes aun queda un trozo de tela. El encuestador sintió un bajío en derredor de su cabeza y casi le vomita a una familia que en esos momentos comía tortilla “papas”. Luego, después de tanto preguntar sin encontrar respuesta, decidió abandonar la búsqueda, ir a tomar algo para el mareo, y después meterse, como Alfonsina, hasta el fondo del mar. Por un momento pensó: “te vas curiosillo con tu soledad, que bikinis nuevos fuiste a buscar, y una caracola de tiempo y de sal, te requiebra el alma y te “tas” ahogando jilipollas, sal ya del agua que no sabes nadar”. Pero esto solo lo pensó.
Al fondo, muy al fondo, vio un sitio perfecto donde embuchar una cerveza bien fría y, si se terciaba, alguna tapilla delicadeza de la casa. Arrastrando sus pies doloridos llego como Robinson a tan ansiado vergel; y ¡oh!, sorpresa, increíblemente allí la vio. Acelero el paso pues la chica comenzó a caminar, y más rápido el corría más lejos le parecía ver aquel bombón. ¡Mierda de suerte la mía!, recapacito, para una vez que la encuentro va y resulta que anda más rápido que yo. Desesperado ceso en su persecución, entro al chiringuito, que por cierto se llamaba Robinson, y dijo .- Hola me llamo Viernes, ¿me pone un cervezon?.
Y colorín, o mini bikini blanco, este cuento se ha acabado.

Dedicado al aire flamenco que aporta Rocío cada vez nos vemos.

9 comentarios:

Flamenco dijo...

No sabes el bien que me acabas de hacer!!!He pasado del llanto a la risa...Ha sido un gran regalo este relatito.
Me encanta eso de -te "tas" ahogando jilipollas-
...y por cierto el bikini, es calcao!
Un beso y mil gracias por dedicarmelo

Marian dijo...

Vaya, Viernes es otro que se une al clan del todo tiene arreglo si hay una cerveza? Me gusta.Y me gusta, Zitam, el recorrido del personaje en este "post".
Flamen,y qué me dices de lo de 120 Kilos abiertos en canal?

Flamenco dijo...

Pues eso, cada Viernes una cerveza hasta llegar a los 120 abiertos en canal!!!

Flamenco dijo...

Por cierto, la etiqueta del post es de lo mas adecuada....Ni en mis mejores tiempos, me hubiera yo apañado tan bien por ese precio!!!

Paula dijo...

Magnífico el post Zitam!! Que bien le sientan a Flamen las cervezas, que lujo!!Marian la de 120 k será la adultisiiiiiiiima buscando oídos para sus relatos amorosos!!
Por cierto le dicho a Flamen que de esta semana no pase lo de las sardinas, que sino os abro en canal!!!

Marian dijo...

Poned fecha y hora, yo me adapto, me apaño, me acoplo, me pongo un bikini, una pamela y hasta mechas rubias por diez euros si hace falta!!!
La de los 120, francamente, algo busca...pero serán oídos??

Paula dijo...

Espero que vengáis con el traje ese que me ibais a cortar...pero espero también que no os habréis quedado cortos con eso de la tela!!

Paula dijo...

Desde luego Marian que oídos con estas calores, seguro que no , más bien orejas de soplillo para que la abaniquen, que esta es hedonista como ella sola !!

Anónimo dijo...

A long dispute means both parties are wrong.