martes, 18 de agosto de 2009

EN OCASIONES


En ocasiones, solo en ocasiones, es tan triste ver el atardecer, tan triste contemplar como se llenan de sombras los rincones de mi espacio. En ocasiones, solo entonces, es tan agradable pensar en el cielo abierto. No es el cielo sobre Berlín, ni sobre Paris, ni tan siquiera sobre Nueva York, es el cielo que me ocupa el espacio de la pantalla de una fotografía, el cielo que cabe entre mis dos dedos intentando cuadrar todo el infinito, el cielo bajo el que nuestros cuerpos andan, se desplazan, enmudecen. En ocasiones, solo en ocasiones ya no estoy aquí. En ocasiones el sueño profundo me lleva a estar muy lejos de vivir, entonces, solo entonces, es cuando ese cielo se vuelve oscuro y silencioso. Por que ya no estoy allí, por que ya no es el mismo cielo sobre nuestros cuerpos. Pero todo eso solo pasa en ocasiones, solo en ocasiones.

11 comentarios:

Flamenco dijo...

Zitam, menos mal que sigues produciendo....en ocasiones

Paula dijo...

En ocasiones, la vida es perfecta, sobretodo, cuando estoy con vosotros..

Marian dijo...

Yo creí que aquí el pelota era Zitam...pero veo que Paula aprovecha la redonda calvicie de la ocasión para botar un poco!!
Zitam, a tí algo te me está cambiando.

Paula dijo...

Esto son panes prestados Mariam!! y sinceridad...por favor!!

Marian dijo...

Bueno, pues a ver si nos tomamos los préstamos conceridad (y con alcohol), que ya está bien de sin.

Paula dijo...

Zitam en ocasiones ves muertos??
Marian con,siempre con con!

ZITAM dijo...

Me gustan mas las muertas, pero sí, en ocasiones los veo.
Por cierto pa cuando?.

Flamenco dijo...

Habíamos dicho lunes????

Marian dijo...

Habíamos dicho lunes. Se mantiene?
Zitam, yo estoy medio muerta, me ves a la mitad?

Marian dijo...

Yo lo que he visto pasar desde mi balcón ha sido una raya en la manga de la camisa de uno que pasaba...tan raya, raya que no se veía al tipo que la llevaba sino a su mujer blandiendo felizmente una plancha. Esto me lo aclara alguien?

Paula dijo...

Se mantiene Lunes!!
Marian, igual ha sido él, el que blande felizmente la plancha, hoy en día ya se sabe que hay igualdad!
Zitam que muertecicas vamos a estar hoy...espero que de risa!!