domingo, 31 de mayo de 2009

EL TACTO DE LA PIEL


¿A que sabe la saliva del deseo?, ¿A que huele el sudor del amor?, ¿Qué tacto tiene la piel de un abrazo?.

Su beso le supo a poco, algo dulce y eterno plasmado en un solo segundo instantáneo y furtivo. Después nada. El vacío de unos labios que aparecen a ráfagas desnudas e impalpables. Un deseo sostenido en un bemol eterno. Y el miedo al olvido, a lo pasajero. El amor dura lo que dura el sabor de los besos. Su –te quiero- ya no bastaba para alejar la duda del capricho pasajero. Aunque no del todo cierto. Ellos se amaban desde hacia una era eternal, desde que el la vio aquella tarde tras un café, desde que ella le vio entrar sonriendo desde la penumbra. Pero aún quedaba la duda, ¿a que saben los besos?. Apenas un roce, una caricia rápida y subterfuga, bastaba para que toda la piel se erizase y reflejase los estímulos del que espera algo más. El amor a veces trae sonidos, ruidos, alborotos que nos confunden. Los besos a veces no son besos, solo un conato, una posición en el aire. Ella moría por besarle, él por besarla. Ambos morían por sentir como se deberían notar sus cuerpos en un abrazo en el que ni un milímetro de espacio quedase entre ambos.

3 comentarios:

Marian dijo...

Es cierto Zitam; cuando uno/a ama aparece enseguida la eternidad, el desde siempre...lo difícil es el aún.

Anónimo dijo...

You got good points there, so I always visit your site, it looks like you are an expert in this field. keep up the fantastic work, My friend recommends your blog.

My blog:
rachat credit lyon et rachat de credit de

Anónimo dijo...

What a cool small piece of writing I thoroughly enjoyed it

As a final note , permit me thank you for your patience with my English as (I'm persuaded you have become aware this at this moment ,), English is not my original tongue thus I am using Google Translate to figure out how to write down what I actually plan to write .